¿El mercado del vino está en crisis?



España se ha caracterizado durante gran parte de su historia por ser un gran productor y consumidor de vinos a nivel mundial, pero esto ha cambiado.

Pese a seguir en los primeros puestos, los expertos consideran que a pesar de que nunca ha habido tanto y tan buen vino en España como hoy día, el consumo ha decrecido.

Razones para el descenso del consumo nacional de vino

Es un hecho innegable que España consume menos vinos que antes, pero ¿por qué? Algunas de las razones esgrimidas por los expertos en la materia para esta preocupante realidad son:

  • Cambio en la dieta mediterránea de los Españoles
  • Mayor variedad de bebidas disponibles, por lo tanto más proveedores de vinos en el mercado.
  • Medidas sobre el consumo responsable de bebidas alcohólicas (el consumo de bebidas no alcohólicas han aumentado en los últimos diez años aproximadamente un 10%)
  • La crisis económica ha contraído el consumo principalmente en el canal HORECA (Hoteles, Restaurantes y Catering).

Este descenso en el volumen de litros consumidos, se ve reforzado porque los precios a nivel del mercado mundial han bajado, con la consecuente disminución del valor total del vino producido en el país.

No todo es negativo en el mercado del vino

Pero ¿ha caído tanto el consumo de vino? ¡Demasiado! Según datos del Ministerio de Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), si comparamos el volumen de litros anuales de 2010 ( 727 millones) con el del año 2000 (1.310 millones) estamos hablando de una disminución en el consumo de vino en España de aproximadamente un 45%.

Esta disminución ha afectado principalmente a los considerados vinos de mesa, o sin denominación geográfica.  Esto por cuanto los vinos con denominación de origen han visto sacrificado su precio para obtener un mayor volumen en el mercado.

Según un estudio realizado por la prestigiosa firma de investigación de mercados Nielsen, durante 2011 los vinos más beneficiados fueron el vino blanco y el vino rosado, que de este último se lograron alcanzar cifras estables.

Paradójicamente, a nivel español el consumo de vino tinto sufrió un descenso, lo cual para el sector de vinos de La Rioja, que representa más de un 50% de los vinos tintos con denominación de origen, esta caída del consumo es particularmente dura de enfrentar.

Las bodegas y distribuidores de vinos se ven obligadas en este castigado mercado a buscar fórmulas para lograr un mayor dinamismo, sobretodo a través de la diversificación de productos y mercados. Una señal inequívoca de los resultados positivos de estos esfuerzos es el aumento de las exportaciones en un 18,5% en 2010 y un 7,5% más en 2011.

Específicamente, en lo que refiere a los vinos de La Rioja por su preponderante participación de mercado, podemos decir que actualmente un 35% de los vinos de esa zona son exportados.  De aquí la importancia de conocer los mercados internacionales para poder ofrecer nuestros productos.

Motivos para comprar vino

La compra de vino sigue siendo definida por la calidad, el precio, la variedad y el prestigio.

En cuanto a los canales de distribución, todo parece indicar que en tiempos de crisis, el canal que presenta mayor crecimiento es el canal de alimentación  (en supermercados y tiendas), mientras que en el canal de la restauración el consumo ha bajado.

Robert Joseph, un experto internacional en el mundo del vino, habló reciente en una conferencia en FENAVIN sobre la sobresaturación del sector vitivinícola a nivel mundial.  Joseph enfatizaba el hecho de que en un supermercado los productores de vino tienen poco más de un minuto para lograr captar la atención de un posible comprador.

Y ¿cómo hacerlo?  Joseph recomienda un trato más cercano con los clientes, hablando con los ellos, conociendo lo que esperan al comprar vino, lo que les atrae de un vino y les hace seleccionar uno sobre otros.

Enfrentando el futuro de los vinos en España

De cara al futuro, los productores de vinos, bodegas de vinos y empresarios del sector vitivinícola tienen mucho que mejorar, según los expertos en este sector:

  1. Es vital que el producto se conozca ampliamente no sólo en la zona donde se fabrica, sino en toda España.  Si el cliente no sabe lo que es el producto, en este caso el vino, no sabe comprarlo.
  2. España, en particular, tiene grandes extensiones dedicadas a viñedos, pero ¿son rentables? ¿Cómo estamos en rendimiento? Todo parece indicar que en ésta área hay mucho donde mejorar.
  3. Lograr un producto diferenciado. Debes lograr que tu vino sea diferente a los demás y que el comprador lo sepa.
  4. Cualquier bodega en el momento de querer incursionar en determinado mercado debe tener claro si su vino es apto para ese tipo de consumidor, esto aplica sobre todo a los mercados emergentes.
  5. Hay que tener sumo cuidado con entrar en una guerra de precios para entrar en los mercados españoles. El vino de España tiene la misma calidad que la de otros países que venden vino a casi el doble de precio.
  6. Para el comprador, cada vez es más importante la recomendación de personas que conocemos. Las bodegas tienen hoy en día poderosas herramientas en Internet, como las redes sociales, para llegar a sus clientes de forma directa y potenciar su marca.
  7. Otra tecnología disponible, como los códigos QR serán de mucha utilidad para darle al posible comprador información “in situ” del producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al publicar aceptas expresamente las Reglas de uso y la política de Protección de datos.