Beneficios de organizar catas de vino en tu restaurante y cómo hacerlo



La enología es una disciplina que se está poniendo de moda, también a nivel amateur. La organización de catas de vino en un restaurante es una alternativa interesante si se quiere aumentar la clientela del local.

Beneficios de organizar catas de vino en tu local

Son varios los beneficios que puede aportar a tu local la organización de estos eventos. En cualquier caso, nunca deberías perder de vista el objetivo principal, tener más clientes. Este punto es fundamental porque, de lo contrario, puedes gastar mucho dinero en esfuerzos estériles.

  1. Tu local será conocido por más gente. En principio, que te conozcan es bueno porque tienes más posibilidades de que te visiten. Al final, y visto en términos de coste de oportunidad, si no conocen tu local, no existes.
  2. Si la gestionas bien, la cata es una posibilidad de conseguir prestigio. Convertirte en un lugar de referencia enológico es interesante a nivel mediático. Aunque los beneficios se percibirán a medio plazo, son indudables.
  3. Te direccionarás a un determinado target de poder adquisitivo medio-alto o alto. El amante de la enología está dispuesto a gastar dinero en un buen producto, priorizando ese aspecto sobre los demás.

Organiza tus catas de vino en tu local

Una vez que has tomado la decisión, la organización es fundamental. Para ello, te damos una serie de consejos prácticos:

  1. Ten claro qué vinos se van a probar. La cata de vinos tiene que ser un evento planificado porque la incompatibilidad gustativa puede ser problemática. Además, tendrás que enviar la información antes para que llegue a los asistentes.
  2. Comprueba que la comida es compatible con los vinos que se van a catar. Por ejemplo, no sería lógico servir un vino tinto con crianza para un pescado blanco; lo mismo hay que hacer con las tapas. Si bien los aperitivos dan más juego, no por ello deberías olvidar este punto.
  3. Haz una lista de lo que necesitas. De esta forma, no tendrás problemas en el último momento porque te falta vino, copas o comida. Recuerda que una cata puede ser una oportunidad para crecer… si se da buena imagen. De lo contrario, el evento puede incluso ser contraproducente.
  4. Indica un aforo máximo para evitar problemas de espacio y difunde el evento encaminándote al público que te interese. Es mejor limitar el aforo, porque se trata de ofrecer un buen servicio. Recuerda que, en ocasiones, más es menos y menos es más. Las catas de vino, salvo excepciones, no son eventos masivos. De lo que se trata es de que venga quien realmente pueda estar interesado.
  5. Busca proveedores para que no falte ningún detalle ese día. Este es un punto fundamental, tanto por variedad como por la calidad de lo que quieres ofrecer. Afortunadamente, hoy existen varias opciones a tu alcance interesantes.

Conclusión

Bien gestionadas, las catas de vino son una gran oportunidad para aumentar tus ingresos. Eso sí, ten bien claras las cuestiones de difusión e intendencia. De esta forma, darás a conocer la marca de tu restaurante en positivo.