¡Que tu empresa no se paralice por no tener soporte informático!



Las empresas, dependen cada vez más de la tecnología. Hasta las empresas pequeñas  utilizan ordenadores, programas para la contabilidad, para el servicio al cliente, para la facturación, etc. De allí que sea necesario buscar evitar que todo se paralice ante un fallo informático y esto lo podemos  al  hacer al contratar una empresa de soporte informático.

¿Qué es el soporte informático?

Dentro de las tareas realizadas por el soporte informático están todas aquellas orientadas a mantener el correcto funcionamiento tanto del software (sistemas operativos y programas/aplicaciones) como del hardware  (equipos y periféricos).

El soporte informático se puede obtener ya sea de alguien que trabaje directamente en la empresa o bien de forma externa.  La mayoría de empresas que tienen contratado a alguien directamente como empleado es porque tienen cierto tamaño o porque consideran importante que exista una persona dentro de la empresa que sirva de enlace con un servicio de soporte informático externo.

¿Por qué contratar un servicio de soporte informático?

Algunas empresas por “ahorrarse” algo no contratan el soporte informático a menos que tengan una “urgencia”.     Cuando el equipo se les colapsa porque ha entrado un virus o un disco duro ha fallado entonces se vuelven locos y quieren que el técnico que llaman esté allí en cinco minutos y haga milagros. Por eso es mejor prevenir que lamentar como reza el refrán.

Otro error que muchas empresas cometen es dejar en manos inexpertas la informática ya que es normal escuchar eso de “este chico sabe mucho de ordenadores”.  No queramos ser conocedores de todo y luego pagar caro el desconocimiento.

Siempre será más rentable tener un servicio de soporte contratado que no solo dé mantenimiento correctivo cuando algo suceda sino que también  realice mantenimiento preventivo y  trabaje junto con la gerencia de la empresa para proyectar las necesidades futuras en cuanto al software y hardware necesarios para acompañar el crecimiento de la empresa.

La mayoría de las empresas que ofrecen soporte informático ofrecen dos opciones, una es la facturación por horas y servicios brindados,  o sea, cada vez que les llames ya sea de forma preventiva o correctiva te cobrarán el tiempo que estén en tu empresa  a un precio que muy probablemente variará dependiendo del servicio que te hayan prestado.  La segunda opción es una especie de contrato de mantenimiento que, por un precio fijo mensual, trimestral, semestral o anual; te ofrecen una serie de servicios de soporte informático.

Es este caso, debes verificar si existen limitaciones en cuanto a la cantidad de veces que les puedes llamar o si algunos servicios requieren un pago adicional.

¿Cuál opción es mejor para tu empresa? Depende del tamaño y necesidades de tu empresa. Si se trata de una empresa pequeña, sin mucho equipo ni software al que darle mantenimiento,  lo mejor es negociar una tabla de tarifas para los servicios que pienses que más puedes necesitar, o bien contratar un plan mensual básico y a partir de allí negociar las tarifas para los servicios no incluidos.

Generalmente, las tareas más frecuentes son:Contratar un plan de soporte informático

  • Instalación de Equipos
  • Configuración de Redes
  • Instalación y Actualización de Software
  • Labores asociadas con la seguridad para proteger la información de la empresa
  • Labores dirigidas a hacer que el funcionamiento de los sistemas sean más eficientes

Eso sí, elige un buen proveedor de soporte informático. Si para ti es importante, por ejemplo, que el soporte informático tenga experiencia y conocimiento sobre determinado software o en determinada industria, no olvides consultar y verificar antes de contratar a ninguna empresa.  Esto te evitará situaciones como llamar porque tu tienda electrónica se ha caído o tu sistema de punto de venta se ha colapsado y toparte con el hecho de que los técnicos tienen que empezar por “aprender” para poder ayudarte.

En términos generales,   contratar soporte informático implica un gasto pero también puede ayudarte a evitar grandes pérdidas porque tus equipos han dejado de funcionar o tu sistema se ha caído y tus clientes no pueden comprar o no pueden ser atendidos en tu negocio.  Por tanto,  sé precavido, elige un buen soporte y evitaras las temidas consecuencias de estas situaciones.