Bollería congelada: otra línea de producto exitosa



¿Has pensado alguna vez en las posibilidades que puede tener la bollería congelada en tu negocio? La verdad sea dicha, este tipo de bollería es un buen recurso para  una gran variedad de negocios que van desde bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, tiendas de conveniencia, pastelerías, panaderías, tiendas de alimentación, servicios de catering, entre otras.

Tipos de bollería congelada

El término bollería congelada puede incluir una gran variedad de productos. En primera instancia, se pueden clasificar en:

  • Bollería congelada que requiere un proceso final de horneado antes de servir
  • Bollería que solo requiere ser descongelada para poder consumirse

Según el proveedor de bollería congelada que escojas, así será la variedad de productos que tendrás a tu disposición. Pero en términos generales puedes encontrar tanto repostería salada como dulce, con o sin relleno y en la mayoría de casos de gran calidad y para todos los gustos.
La ventaja es que puedes ofrecer a tus clientes una variedad muy amplia, entre la que podrás encontrar bollería congelada como:

  • Croissants
  • Medias Lunas
  • Cañas
  • Pasteles
  • Ensaimadas
  • Napolitanas
  • Cocas
  • Donuts
  • Berlinas

Ventajas de la bollería congelada para tu negocio

La bollería congelada tiene una serie de ventajas para tu negocio:

• Hoy en día, la calidad de estas pastas no tiene nada que envidiarla a la bollería más artesanal. Los procesos de fabricación y conservación son estrictamente vigilados para cumplir con los estándares de calidad que el mercado exige.

• Existe una gran variedad de productos disponibles, por lo que puedes ofrecer a tus clientes gran cantidad de productos diferentes o bien concentrarte en un par de tipos de bollería congelada.

bolleria-congelada-2
• No requieres grandes inversiones, si tu negocio es un bar, cafetería o restaurante seguro que tendrás algún horno, por pequeño que sea que te permita darle el acabado final al producto que así lo requiera.

• Una de las mayores ventajas de la bollería congelada es la posibilidad de ir descongelando y horneando a demanda. Se acabaron los tiempos en que pedías 12 croissants o una serie de productos de bollería a tu proveedor, para al final del día tener que tirarlos porque ningún cliente ordenó esos productos durante el día. La bollería congelada no requiere grandes tiempos de horneado ni preparación por lo que es sencillo simplemente descongelar y hornear si ves que se están acabando.

• Tus clientes agradecerán esa bollería recién hecha, fresca, de calidad que hoy en día puedes ofrecer gracias a la gran variedad de marcas de bollería congelada de la que pueden surtirse tanto los establecimientos del canal HORECA como de otro tipo de tiendas de alimentación y conveniencia.

• Otra de las ventajas de la bollería congelada es la consistencia en la calidad. Cuando se prepara bollería de forma artesanal, no suele haber tanta homogeneidad de un día a otro. A veces salen más tiernas, otras más duras, a veces más crujientes, otras menos. En el caso de la bollería congelada, los procesos de producción y de primer horneado son estrictamente vigilados para garantizar la calidad, de igual forma los procesos de abatimiento de temperatura y posterior congelación, por esta razón, si se siguen al pie de la letra las indicaciones para la preparación final, el resultado será un producto consistente en cuanto a su apariencia, su sabor, y en general en cuanto a su calidad.

• La bollería congelada puede ser un gran recurso para enfrentar picos de demanda, ya que son productos fáciles de preparar y de servir.

En términos generales, el crecimiento del mercado de la bollería congelada sigue un ritmo constante, y todo parece indicar que terminará extendiéndose a los hogares en un futuro no muy lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al publicar aceptas expresamente las Reglas de uso y la política de Protección de datos.