El pescado congelado y su mar de ventajas



Cuando se trata de comprar pescado para tu negocio siempre dudas entre optar por el pescado congelado o el fresco.  ¿Te has preguntado si el pescado que te venden como fresco, lo es realmente?

Bondades del pescado congelado

La respuesta a la anterior pregunta puede ser la clave para valorar las bondades del pescado congelado porque si pudiéramos realmente comprobar la frescura del pescado que se vende como fresco, muchas personas se asombrarían de saber que una gran parte ha sido congelado al momento de la pesca, durante su transporte o en el almacenamiento previo a la venta.

¿Qué significa esto?  Que no todo el pescado vendido como fresco lo es, y por tanto las famosas ventajas que tiene sobre el pescado congelado en cuanto a sabor y nutrientes, no son ya tantas.

No todo el pescado es obtenido por pescadores artesanales, de hecho, una gran parte es obtenida por compañías pesqueras de cierto tamaño que en muchas ocasiones hacen rutas pesqueras que duran varios días y por tanto les es imperativo mantener el pescado en hielo o directamente congelarlo.  De hecho, algunos barcos pesqueros son pequeñas factorías donde se pesca, se clasifica, se limpia y se congela.

Existen varias ventajas de comprar pescado congelado:

  • El precio por kilo es bastante menor que el del pescado fresco.  Esto te permitirá obtener un mayor margen de ganancia o bien trasladar esta reducción de precio frente al pescado fresco a tus clientes.
  • El pescado congelado puede ser almacenado en perfectas condiciones durante meses.  Esto significa un ahorro de tiempo importante al evitarte tener que estar comprando pescado fresco todos los días y también menos dinero desperdiciado en pescado fresco que se compra a un mayor precio para luego no consumirlo o para tener que congelarlo.
  • Si compras pescado congelado que ha sido bien tratado esto significa que se ha congelado inmediatamente tras la pesca, y dicha cadena de frío no se ha roto en el transporte a las empresas comercializadoras y/o consumidoras.  Actualmente se pueden aplicar técnicas de congelación tan eficientes que es posible conservar todo el potencial pescado congelado fileteadoorganoléptico y nutritivo del pescado.
  • El pescado congelado nos permite una gran variedad de especies durante todo el año, independientemente de si es temporada o no de pesca de esa especie.  Sin embargo, debemos saber que algunos pescados no se pueden congelar.
  • El pescado fresco te permite ajustarte a la demanda.  Esto es, supongamos que compras 10 kilos de emperador para el menú del día, pero ese día la demanda de emperador es mínima, entonces verás como tu dinero se va en el cubo de la basura o en el mejor de los casos, tendrás que congelar el producto.  ¿Pero qué pasa si la demanda es mayor a la esperada?  Con el pescado congelado puedes sacar más pescado y prepararlo, o sea que tus clientes estarán satisfechos que les pudiste servir lo que querían.
  • Asegurarse, en la medida de lo posible, que la cadena de frío no se ha roto, por ejemplo, no aceptes pescado que esté cubierto de escarcha porque esto podría ser una señal de que en algún momento  se ha descongelado, al menos parcialmente, y esto puede ser incluso peligroso.
  • Otra de las ventajas del pescado congelado es que las variedades más comunes se pueden encontrar en diferentes formatos como filetes, medallones, cola, barritas, etc.
  • Cuando en tu carta tienes algún plato que incluye pescado pero que no está entre los más vendidos, la mejor opción es utilizar pescado congelado.

El pescado congelado, tiene un gran potencial, si el proceso de congelación se ha hecho adecuadamente, nutritivamente será muy similar al fresco, por eso es importante que inviertas tiempo en elegir el proveedor de pescado congelado.

Un buen proveedor implica que respeta la cadena de frío, ofrece pescado de calidad, buenos precios y que no te falle con la entrega de tus pedidos.  ¡Dale una oportunidad al pescado congelado!