¿Perderé ventas si no tengo un TPV?



El tener un TPV (terminal de venta) no es cuestión de ser más moderno o de estar a la moda, un TPV es más que una caja registradora es un elemento más dentro del engranaje de tu negocio que te puede ayudar a mejorar tus ventas.

Beneficios de un TPV

Entre los beneficios de un TPV están

  • Facilidad de uso
  • Fiabilidad en los datos
  • Toda la información en un solo lugar
  • Control de inventarios (desperdicios, saldos, robos)
  • Puedes hacer promociones o descuentos según el cliente
  • Te permite ofrecer un servicio más personalizado
  • Solo el hecho de tener un TPV hace que tu negocio tenga una apariencia más profesional.
  • Posibilidad de generar informes que te ayudan a gestionar el negocio
  • Ahorra de tiempo
  • Reduce los errores de digitación que pueden ocasionar que el servicio no sea el esperado o que los datos no sean tan fiables.
  • Gestión del equipo de trabajo
  • Y muchos más…

¿De qué forma nos ayuda un TPV a no perder ventas?

Como vimos en la sección anterior un TPV le puede ofrecer a casi cualquier negocio una serie de beneficios que van a afectar positivamente en la gestión de día a día y por supuesto en los niveles de ventas.

Independientemente de si estamos hablando de una tienda de ropa  o de una  pizzería,Sistema TPV completo un terminal de punto de venta es una gran ayuda.

Ante todo nos permite ofrecerle al cliente un servicio más rápido y sobre todo más fiable.  Si el cliente compra varias prendas, si pasamos el articulo por el lector de barras no corremos el riesgo de digitar 3 euros en lugar de 30.  Aunque parezca que estos errores no son tan frecuentes, te asustaría conocer cuánto dinero se pierde por este tipo de errores en negocios sin TPV.

También te permite ofrecer un servicio más personalizado, convertir a tus clientes en algo más que un número, conocer que ese cliente siempre pide la pizza sin orégano  le dejará muy impresionado si el camarero al tomar la nota se adelanta a su requerimiento y le dice ¿Sin orégano, no?   El conocer los gustos de nuestros clientes nos permite también realizar “crossselling”  y “upselling”.

Por ejemplo, si no tienes un TPV, sería muy complicado que si recibes un accesorio nuevo para un portátil de Apple, les pudieras enviar a tus clientes con ese tipo de portátil un mailing informándoles que ya pueden comprar ese ratón nuevo o ese protector de pantalla para su Tablet.

No tener un TPV, significa que cada vez que el cliente llegue a tu negocio le tengas que pedir sus datos, por ejemplo,  mientras que si al dejar sus prendas en tu lavandería, automáticamente sabes que ese cliente quiere las prendas a domicilio y conoces su dirección, el atender a ese cliente será más rápido para ti, y para el cliente será un mejor servicio.  Esto genera lealtad y esta genera ventas, no solo de ese cliente, sino también de las recomendaciones que pueda hacer a sus conocidos de tu negocio.

Otro de las grandes ventajas que tiene un TPV es el control del inventario, saber que una prenda no se está moviendo como esperabas, te puede ayudar a definir acciones para promoverla, como puede ser ofrecer un descuento, ponerla en el escaparate, etc.  Esto solo lo puedes hacer con un buen control de inventario, y hoy en día esta es una función que el TPV puede hacer mejor que el más experimentado gestor.

No olvidemos la gestión del personal, el TPV te puede ayudar a descubrir quienes son las piezas más valiosas de tu equipo y también ayudarte a detectar posibles problemas que pueden ser solventadas con una buena capacitación.  Un vendedor con buena actitud y con el conocimiento del producto es una muy buena herramienta para aumentar las ventas, y esto lo puedes conseguir una vez más con los informes de un TPV.

Estos son solo unos ejemplos de porque no tener un TPV puede implicar una pérdida de ventas.  ¿Qué estás esperando? Contacta hoy mismo con tu proveedor de TPV para que te asesore sobre el que necesitas para tu negocio.