¿Cómo hornear pan congelado como un experto?



Si bien el consumo de pan en términos generales se mantiene, o incluso ha disminuido según el área geográfica de la que hablemos, la industria del pan congelado muestra una firme tendencia creciente.

Razones por las que el pan congelado cada vez tiene más éxito

Si bien el pan elaborado de la forma tradicional, preparado, horneado y consumido en el día sigue teniendo un gran mercado, nadie duda que el pan congelado es una gran opción y una gran oportunidad de negocio.

Una de las principales ventajas del pan congelado es que te permite tener pan almacenado e ir cociéndolo de acuerdo a tus necesidades.  Esto evita  desperdiciar un montón de pan que no se ha consumido en el día o peor aún quedarte sin existencias de pan en el medio de una jornada de trabajo.

También te permite ofrecer una mayor variedad, tanto en cuanto a poder utilizar panes en diferentes formatos como pulgas, bocadillos, barras según lo que tu negocio requiera como diferentes tipos de panes como pan integral, panes de semillas, pan sin gluten, etc.  Esto te ayudará a complacer hasta a tus clientes más exigentes.

Consejos para que el pan esté en su punto

De nada nos habrá valido, haber conseguido el mejor proveedor de pan congelado si luego al darle el toque final no seguimos las instrucciones de fabricante.

Si estamos hablando de pan congelado previamente precocinado, se puede hacer de dos formas,  descongelarlo de hornearlo o meter al horno el producto congelado.

Algunos proveedores recomiendan que el pan se descongele previamente antes de la cocción, usualmente bastará con 20-30 minutos a temperatura ambiente para conseguirlo. La principal diferencia es que el tiempo de cocción es un poco mayor cuando no se ha descongelado previamente,  y el resultado puede ser menos crujiente.

Tal y como indicamos, debemos evitar hornear diferentes tipos de pan a la vez, especialmente si el tamaño es muy diferente.

El horneado, al fin y al cabo es lo que le da al pan la apariencia en cuanto a color y forma así como la textura y olor que esperamos de un buen pan.

Cada casa fabricante, tiene sus propios tiempos de cocción y es importante conocer si dichos tiempos son para un horno normal o un horno de convección.   Esto es importante, porque un horno de convección requería menos temperatura e incluso menor tiempo de cocción.

De igual forma, si cambias de proveedor, debes prestar cuidado en cuanto a los tiempos de horneado, ya que la misma barra podría requerir más cocción según el modo de preparación del proveedor.

¿Por qué el tiempo de cocción es tan importante?  Si el pan congelado se hornea menos tiempo del necesario,  el interior podría quedar crudo.  Igual si intentamos utilizar la Pan congelado la mejor opción para siempre tener pan recién hechomisma hornada para piezas de diferente tamaño, unas podrían quedar poco cocidas mientras que otras cocidas en exceso, en ambos casos bajando la calidad del producto final.

Tampoco debemos hornear de más el pan porque entonces quedaría reseco e incluso, en lugar de crujiente por fuera y suave por dentro, duro y hasta incomible.

Por otro lado, tenemos que tener claro que el pan congelado también tiene su lado menos positivo.  Suele conseguirse menor volumen al hornearse, la corteza suele ser más áspera con lo que hay que tener mucho cuidado con la temperatura y tiempos de cocción, y también pierde cualidades más pronto que el pan tradicional.  El pan congelado debe consumirse lo antes posible.

A pesar de esto, el pan congelado ha revolucionado la industria del pan, se han creado cientos o miles de puntos calientes o despachos de pan donde le dan este acabado final al pan congelado precocido.  Muchos de ellos ampliando el negocio ofreciendo otras bebidas y alimentos, aumentando el potencial del negocio.  Además, el sector de hostelería está cada vez más interesado con comprar pan congelado para poder ofrecer a sus clientes “pan recién hecho”.  Sin duda,  ¡el pan congelado ha llegado para quedarse!