¡Alto! No ignores las ventajas de la bollería congelada para tu negocio



El mercado de la bollería congelada está creciendo y en gran medida esto se debe a que ofrece una gran cantidad de ventajas tanto para el consumidor final como para empresas que ofrecen dichos productos.

¿Quiénes compran bollería congelada?

Existen una importante cantidad de proveedores de bollería congelada, es importante controlar la calidad, la variedad, la entrega y no solo el precio.  Estos productos tienen cada vez más clientes, los principales sectores que la consumen son.

  • Cafeterías, bares y restaurantes
  • Hoteles
  • Servicios de catering
  • Salones de eventos
  • Puntos de venta de pan/repostería
  • Servicios de comida institucionales
  • Tiendas de productos congelados para venta directa al público

¿Qué tipo de bollería se encuentra disponible en el mercado?

La variedad es quizá una de las primeras grandes ventajas de la bollería congelada.  Existe una amplia variedad en el mercado, hablamos tanto de bollería dulce como salada.  Enumerar todos los tipos de bollería disponibles seria largo y depende también de cada proveedor, pero no falta en la oferta de la mayoría de ellos productos como las napolitanas, croissant, empanadillas, saladitos, caracolas,  berlinas, etc.

Esta variedad te permite ofrecer piezas de bollería para todos los gustos, y también ir variando tu oferta.

¿Qué ventajas podemos encontrar en la bollería congelada?

  • Gran variedad de proveedores de bollería congelada, cada uno de ellos con un amplio catálogo de productos.
  • Los procedimientos e ingredientes empleados tanto en la elaboración como en la  congelación de la bollería general son tan seguros y se han desarrollado tanto en los últimos años, que se puede garantizar una muy buena calidad de producto final si se siguen las indicaciones para el horneado final.
  • Posibilidad de controlar la cantidad de bollería que horneas de acuerdo a la demanda.  Como el descongelamiento es un proceso rápido y el horneado también, se puede hornear más producto con poca antelación.   Esto no solo evita el desperdicio de compra piezas de repostería que no se venden y luego hay que tirarlas, o en el mejor de los casos devolverlas sino que te ofrece la posibilidad de ofrecer a tus clientes bollería recién horneada.
  • La bollería congelada es el producto de procesos de elaboración muy controlados, esto garantiza la consistencia en la calidad.  Si a alguien le gusta ir a tu negocio porque le apasionan las napolitanas que ofreces, es importante que siempre estén igual de buenas.

¿Cómo dar el acabado final a la bollería congelada?

Dependiendo del proveedor y del producto,  los tiempos de descongelación y horneado van a variar.  Se deben seguir las indicaciones del proveedor para obtener  el mejor resultado.

La bollería congelada usualmente se recomienda conservarla a –18º C,  vigilando que no se rompa la cadena de frío porque esto incidiría negativamente en la calidad del producto final.

Evitar descongelamientos parciales para posteriormente volver a congelar, esto no solo hace que las piezas se humedezcan pegándose unas a otras, y disminuyendo la acción de la levadura lo que termina afectando el tamaño y calidad del bollo ya horneado.Bollería congelada salada

Lo ideal es una descongelación gradual en una cámara frigorífica que tenga una temperatura entre 1 y 3º C, pero también en este sentido, lo mejor es seguir las indicaciones que te dé el proveedor.

En cuanto al horneado, el tiempo y la temperatura de cocción van a depender básicamente del tamaño de la bollería que estés preparados.  Algunas piezas ya están listas en poco más de 10 minutos de horno a 170º/180ºC.

Además, tienes que tomar en cuenta que aquellas variedades que tienen un porcentaje más alto de grasa suelen requerir más tiempo de horneado que los que tienen menos.

Seguro que podrás encontrar muy valiosas estas ventajas de la bollería congelada para ofrecer un mejor producto, mejor servicio y tener mayores ventas.