¿Cómo y por qué contratar un consultor?



Si eres el propietario de un negocio, por mucha experiencia que tengas siempre habrá áreas en las que necesites del conocimiento y experiencia de algún consultor.

¿Qué es un consultor?

Podemos decir en términos generales que un consultor es un experto en determinada materia que ofrece consejo o asesoría en la misma.  Esta asesoría o consultoría usualmente se hace mediante el pago del servicio aún cuando también existen consultores disponibles en asociaciones y organismos gubernamentales que ofrecen dicho consejo experto de forma gratuita o a un precio subvencionado.

No existe una titulación específica para ser consultor, o algo que pueda protegerte legalmente por lo que cualquiera puede ofrecerse como consultor, incluso no teniendo una formación académica del área que proclama ser experto y por esto hay que ser precavido al elegir cuál consultor contratar.

¿Qué tipos de consultoría existen?

Existen consultores de todo tipo:  gestión empresarial, recursos humanos, técnicos, contabilidad, legal, financieros, comunicación, diseño,  etc.

A lo largo de la vida útil de una empresa es bastante normal requerir los servicios de un consultor y por supuesto de diferentes tipos de consultor dependiendo de cuál sea la circunstancia del individuo o empresa que contrata y sus necesidades.

¿Por qué contratar un consultor?

La principal razón para contratar un consultor es porque no tenemos el conocimiento necesario para tomar una decisión o conjunto de decisiones o para actuar ante determinada situación.  Aunque seas el propietario de un negocio o el gerente del mismo, es prácticamente imposible que tengas conocimiento en todas las áreas.  Saber de leyes, de trámites burocráticos, de técnicas de ventas y promoción y de tantas otras áreas en las que un consultor puede ser la Elige un consultor pensando en cómo su experiencia y conocimiento te ayudaránsolución.

Por ejemplo, si tienes que preparar el proyecto de apertura de un negocio de hostelería o si piensas adquirir una franquicia, lo más lógico y adecuado es que contrates un consultor que te asesoren en el proceso.

Otras razones por las que contratar un consultor puede ser la mejor opción son:

  • Un consultor externo es independiente y por tanto, suele tener una visión más objetiva tanto en cuanto al análisis como a las soluciones propuestas.
  • La opinión de un consultor se verá menos afectada por los usos y costumbres instaurados en la empresa ya sea formalmente por medio de las políticas o bien informalmente.  (esto suele suceder mucho en las empresas familiares)
  • Aunque la contratación de un consultor requiere de una inversión económica, en algunas ocasiones es mucho barato que contratar personal con conocimientos como parte de la plantilla.  Además si no se contrata un consultor, el propietario o gerente, tiene un coste de oportunidad ya que podría estar dedicando el tiempo a labores más estratégicas o de dirección que  las que esta realizando por no contratar un consultor.

Factores a considerar al elegir un consultor

Está claro que algunas de las características necesarias al contratar un consultor dependerán del área en el que vamos a contratar esa asesoría. No se busca lo mismo en un consultor especializado en hostelería que básicamente buscará garantizar que tu inversión sea productiva, que en un consultor de franquicias  que además de lo anterior también te ayudará a entender un modo de operar que es bastante diferente al de un negocio normal.

Algunos puntos que deberás contemplar cualquiera que sea el tipo de consultor a contratar son los siguientes:

  • Carácter intachable: busca un consultor que tenga prestigio por su trabajo profesional que sepa decir lo que tiene que decir, aunque no sea lo que quieras oír.
  • Experiencia sólida en el área en el que desarrollas o piensas desarrollar tu negocio.
  • Según cual sea el tipo de consultoría a contratar se requerirá también una formación académica determinada, incluso una titulación.
  • Habilidad para resolución de problemas de forma creativa.
  • Buena comunicación
  • Habilidades interpersonales desarrolladas.