Razones por las que las verduras congeladas te ahorran dinero



Hoy en día, existe una gran industria en torno a las verduras congeladas.   El mejoramiento de los procesos de congelación ha conseguido que se puedan conservar congelados una gran variedad de vegetales por mucho tiempo y sin perder su esencia nutritiva.

¿Verduras congeladas o frescas?

Este es quizás el gran dilema de quienes manejan cocinas industriales, durante mucho tiempo se había pensado que las verduras congeladas no tenían nada que hacer frente  a las frescas en cuanto al sabor que aportaban a las comidas.  Sin embargo, esta concepción va cambiando porque debido a los avanzados procesos de congelación ultra rápida utilizados actualmente se pueden obtener verduras congeladas de gran calidad.

Si aún no estás convencido de usar verduras congeladas, debes saber que está demostrado que en el caso de las verduras frescas, estas ya empiezan a perder también sus nutrientes desde el mismo momento en que se cosechan, por lo que a menos que se consuman inmediatamente, es muy probable que incluso sean más nutritivas las verduras congeladas.

Ventajas de usar verduras congeladas

  • Verduras ya listas para preparar comidas/ensaladas
  • Se reduce, hasta casi eliminarlo, el desperdicio por producto en mal estado. Las verduras frescas, sobre todo en tiempo de calor tienden a perder sus cualidades muy rápidamente, se ponen suaves, se resecan, e incluso se pudren muy fácilmente, esto no sucede con las verduras congeladas.
  • Se pueden utilizar verduras congeladas incluso fuera de su temporada natural de cosecha.  Existen verduras que solo se congelan en cierta época del año y que intentar utilizarlas fuera de esa fecha puede ser muy caro o incluso imposible.
  • Ahorro de tiempo y dinero

Ahorro de tiempo y dinero

Esta es quizás una de las ventajas principales derivadas del uso de verduras congeladas.  Si usamos frutas frescasNutritivas verduras congeladas, tenemos que estar haciendo el pedido a diario, o cada dos o tres días, también tenemos que lavarlas, pelarlas,  cortarlas, rayarlas, etc.

Gracias al uso de verduras congeladas nos ahorramos todas estas tareas.  La compra se puede hacer una vez al mes si tienes espacio de almacenamiento e incluso más tiempo porque las verduras congeladas pueden meses en tu congelador sin que por ello pierdan calidad.

Luego está todo lo que podríamos llamar el procesamiento: lavar la verdura, pelarla, cortarla en rodajas o julianas, rayarla o picarla si así es como se necesita  ¡Con la verdura congelada nos podemos ahorrar TODO ESTO!      Consulta con un buen proveedor de verdura congelada para conocer toda la variedad de verduras congeladas que te ofrecen     La conveniencia de utilizar verduras congeladas en este sentido está más que probada, tus ayudantes de cocina podrán emplearse en otras tareas más importantes que estar pelando o picando, o si solo dispones de un cocinero o cocinera aún mayores son las ventajas de la utilización de verduras congeladas.

A esto le sumamos el ahorro de dinero que puede implicar en ocasiones el uso de verduras congeladas.   Las verduras frescas son muy sensibles a la presión de los efectos de la oferta y la demanda, y por ejemplo un kilo de judías planas puede costar 4 euros un día y 2 euros al día siguiente, o viceversa, mientras que las verduras congeladas suelen tener un precio mucho más estable.  Esto es especialmente importante cuando tienes un restaurante o comedor colectivo, con unos platos en la carta que podrían ver cómo el margen de ganancia se reduce incluso hasta desaparecer si el precio de la verdura que se  utiliza para prepararlo sube mucho.

Por último, está el ahorro de dinero que puede implicar utilizar productos fuera de temporada, que si no existieran estas verduras congeladas, tendríamos que importar o sustituir para poder mantener el plato en la carta, y esto muy probablemente significaría un aumento significativo en el coste del mismo con la consecuente reducción de tu ganancia.