¡Es tu oportunidad de adquirir un TPV de segunda mano!



¿Te ha dejado de funcionar tu TPV  y quieres buscar una opción económica? ¿Quieres modernizar tu negocio instalando un TPV pero tu presupuesto es limitado?  ¿Estás buscando un TPV  de hostelería?  ¡Adquirir un TPV de segunda mano puede ser la solución!

Ventajas de un TPV usado

Las ventajas de un TPV de segunda mano son las mismas que las de un TPV comprado nuevo con la ventaja añadida que se pueden encontrar verdaderas ofertas.  Entre las ventajas a señalar:

  • Mejor servicio al cliente
  • Mejor control de ingresos e inventarios
  • Mayor facilidad para evaluar el rendimiento del personal
  • Mayor facilidad para obtener información sobre los productos mejor vendidos y sobre las preferencias de tus clientes

Si estás buscando comprar un TPV barato, sin duda comprar un TPV usado o ‘reconstruido’  (refurbished) puede ser la mejor opción, incluso si lo que buscas es un TPV táctil de segunda mano.

Si bien comprar un sistema TPV  desde todo punto de vista es una gran decisión por las ventajas que aportará tu negocio, debe ser una compra muy meditada por la inversión que implica.

¿Qué hacer para comprar un TPV usado?

Al igual que si vamos a comprar un terminal nuevo, lo primero que hay que hacer es analizar las necesidades de tu negocio.

Algunos de los factores a considerar son:

  • ¿Cuántas terminales vas a necesitar?
  • ¿Necesitas pantalla táctil?
  • ¿Con cajón de dinero?
  • ¿Con báscula incorporada?
  • ¿Quieres que incluya también un sistema de control de inventario?
  • ¿Necesitas solo software  nuevo, solo el equipo o ambas cosas?
  • ¿Es posible conseguir soporte para instalación y reparación ya sea de la casa fabricante o distribuidora del TPV?
  • ¿Quieres un equipo con garantía y que esperas cubra dicha garantía?

Otro aspecto muy importante es si buscamos algo muy moderno.  Esto podría limitar más las posibilidades Sistema Tpv comprado de segunda manode encontrar un buen TPV segunda mano, pero recuerda que no por ser más moderno, un sistema necesariamente es mejor para tu empresa.

Por ejemplo, si hablamos de TPV usados para hostelería, podemos encontrar algunos muy básicos que pueden ser lo que una pequeña cafetería o restaurante necesita o bien necesitar o desear opciones mucho más modernas y completas para  acompañar la imagen del negocio.

Un sistema TPV de segunda mano lo puedes comprar directamente a un vendedor privado o a una empresa que se dedique a  comercializar equipos usados para hostelería o comercio.

Si se lo compras directamente a una empresa o persona que ya no lo está utilizando porque el negocio ha cerrado o bien el TPV ha sido cambiado por uno más moderno, es importante que tomes en cuenta que si bien es cierto esta opción probablemente sea más económica que si lo compras en una tienda de equipos de segunda mano,  el punto negativo es que muy probablemente el equipo no tenga ningún tipo de garantía.

Además, no olvides consultar si dentro del precio de venta se incluye el software y licencias necesarias para operarlo o si estás deben adquirirse por separado.

Si lo compras en un establecimiento de equipamiento para tiendas y hostelería, el TPV bien puede ser usado o bien ‘reconstruido’  que es utilizado para referirse a equipos que han sido retirados o devueltos de otras empresas, ya sea porque tuvieron algún problema técnico o de compatibilidad, o bien el equipo inicialmente escogido no se ajustaba a las necesidades de la empresa.

Estos TPV antes de ponerse a la venta suelen revisarse a conciencia para comprobar que todo funciona perfectamente además de para hacerles la limpieza necesaria en este tipo de equipamiento.  Consulta con ellos también si además se incluye instalación y entrenamiento en el uso del mismo.

Estas empresas suelen ofrecer algún tipo de garantía, aunque no sea tan larga como la de un TPV nuevo, el precio también será sensiblemente menor.

Si adquirir un TPV usado es tu elección estamos seguros que esta información te será de utilidad para hacer la elección.